Remedios Hechos En Casa Para La Tos Molesta

La tos que forma parte de los síntomas del resfriado común (y de que se acerca el fin de este) puede llegar a ser algo muy molesto. Ya que la sensación en sí de toser es bastante desagradable, sin mencionar que incomoda a las demás personas cuando se encuentran en espacios cerrados y reducidos. Aquí hay algunos remedios que puedes preparar desde casa para que puedas controlar esa molesta tos:

 

  • Miel: La miel puede ser tu gran aliada para combatir la tos, al punto de que consumirla tal como la compraste ya te puede beneficiar, aunque puedes añadirle jugo de limón y/o aceite de coco para mayor beneficio. Si piensas en algo más fuerte, las abuelas del mundo dicen que puedes añadirle miel a un trago de Whisky o Cognac para un efecto más fuerte antes de dormir (Aunque sin pasarse), las abuelas son sabias.

 

  • Baño Caliente: La verdad es que un buen baño caliente parece la cura a muchos males, pero para la tos es realmente bueno. Asegúrate de que el agua esté lo suficientemente caliente como para relajarte y que el vapor ayude a eliminar tu flema. Ten en cuenta que después de bañarte, debes tener a mano una toalla que no esté muy fría para poderte secar de manera tal que no pierdas el beneficio del baño.

 

  • Té de Pimienta Negra: Cuando es tos húmeda, el té de pimienta (preferiblemente con la todopoderosa miel, para aprovechar los beneficios de ambos) es bastante bueno. La pimienta ayuda a la circulación y permite que la flema salga de tu cuerpo con mayor facilidad. Coloca un poco de pimienta en una taza (y miel, si tienes) y luego añade agua hirviendo, déjalo asentarse por un cuarto de hora, cuélalo, sírvelo y ya tienes un gran remedio natural.

 

  • Té de Tomillo: En Europa, el tomillo es considerado uno de los mejores tratamientos para problemas respiratorios-pulmonares, llegando al punto de serlo de manera oficial. El tomillo tiene propiedades que relajan la tráquea y te ayudan a aliviar la tensión que puedas sentir en el pecho. Prepáralo colocando poquitas hojas en agua caliente por al menos 10 minutos, cuélalo, y disfrútalo (Adivina qué le puedes añadir… si, miel).

Además de esto, siempre busca reposar cada vez que tengas oportunidad, y mantenerte hidratado con varios líquidos que no sean muy fríos ¡Que te mejores!