Las claves de vivir sano

Todos los días, los vivimos de una manera rápida, llenos de trabajo y traslados, juntas y reuniones, los chicos, las escuelas, la casa, un remolino de actividades que quizá, no podamos controlar, ya sea porque somos mal organizados, o por que definitivamente, no podemos organizarnos porque nos faltan horas al día pero debemos ser cautelosos con todas nuestras actividades, y no sobre pasar nuestros propios límites.

sdgPara empezar, debemos descansar, si, aunque parezca imposible, debemos descansar dormir, y relajar mente y cuerpo, para poder retomar energías, y volver al otro día a nuestras actividades tan agobiantes, quizá solo podamos dormir unas 5 -6 horas, pero si sabemos dormirlas, serán suficientes, debemos dejar de lado el Smartphone y tableta por lo menos media hora antes de acostarnos en nuestra cómoda cama, debemos haber cenado prudentemente, y no saltarnos este alimento, y sobre todo debemos enfocarnos a descansar, dormir, sin penas ni preocupaciones ni mucho menos enojos con nuestras parejas.

Segundo, debemos de comer lo más sano posible, quizá en la oficina es difícil encontrar un buen almuerzo o una enriquecedora comida, pero si podríamos prepararnos un recipiente con algo fresco y ligero, pero que nos abata al hambre, que al medio día nos produce la energía que ya gastamos por el trabajo, quizá fruta, yogurt, un panecillo jamón, queso, cereal, algunas nueces.

Y comer bien no significa que cuando salgamos de la oficina o del trabajo devoremos todo cuanto se nos ponga enfrente, es seguir comiendo algo sano y algo perfectamente, rico en proteínas, y reducir las calorías.

Debemos sonreír, y estar lo más felices posible, ¿cómo se logra esto, con la carga tan pesada que llevo a cuestas todos los días?, pues si, a veces cuesta ser feliz, pero es la única manera de sobrellevar los obstáculos que se nos presenten, la mejor manera de ser felices es sonreír, y dejar de lado críticas y chismes, que lejos de beneficiarte, ensucian tu alma, hay que vivir, y servir, recordemos eso de haz el bien sin mirar a quien, y realmente hacer algo para los demás, es motivo de satisfacción y felicidad.